Consejos para afrontar las vacaciones de verano

  • Marta Morales, responsable del programa de Pensamiento Emocional del Colegio Zola Las Rozas, nos comparte unas reflexiones muy interesantes de cara al periodo estival.

¡Señores pasajeros! ¡Rumbo al verano!

Tras una época de gran esfuerzo y desgaste emocional, por fin podemos preparar el verano como si de un viaje se tratase.

No olvides llevar tu identificación: el autoconocimiento. Reflexiona cómo te has sentido estos meses, qué necesitas para sentirte mejor, que expectativas tienes sobre este viaje… ¡Cuidado! Las expectativas han de ser realistas. Marcarnos altas expectativas puede condicionarnos la manera de disfrutar el verano. Por ello disfruta de cada instante, de cada experiencia, de cada detalle, como si un país nuevo se tratase y todo fuera nuevo para nosotros. La sorpresa es una emoción agradable que debemos alimentar.

¿Has planificado tu viaje? Salgas fuera del hogar o no de vacaciones, planifica tus días, como si de reservas a museos, monumentos y hoteles se tratasen. Establece rutinas de descanso, ejercicio, etc. Además, intenta llegar a este viaje con el mayor número de asuntos cerrados, pues hará que desconectes más fácilmente y tus emociones fluyan con mayor facilidad.

En un viaje no puede faltarnos la maleta. Este verano llénala de gratitud, positivismo, confianza, serenidad y resiliencia. Esta última será el elemento de la maleta que siempre metemos “por si acaso” y que al final todos acabamos utilizando.

Diario de abordo. Aprovecha este viaje para apuntar aquello que te gustaría recordar, aquello que volverás a repetir, anota cómo te sentiste durante la experiencia. Haz fotos, esto ayudará a conectarte con las emociones vividas y puedes utilizarlo en un futuro como carga de energía positiva.

Aprovecha el tiempo al máximo y haz aquello que te recargue de energía positiva. Busca nuevas experiencias, invierte en tiempo de calidad con las personas que te rodean, observa, disfruta, escucha música, lee aquel libro para el que nunca tienes tiempo…  en definitiva, DISFRUTA como si de un turista se tratase y recarga tus reservas de energías que tanto te mereces.